Tribuna abierta

Logros y retos de una asociación pionera

¿Quién no conoce a Mari Cruz Rodrigo, la presidenta de la Asociación S.O.S. Bebés Robados-Madrid? Mujer afable y dinámica, que se ha recorrido media España manifestándose a favor de los derechos de los afectados por el robo de bebés y las adopciones ilegales. Pero detrás de la cara visible de esta asociación pionera, hay cientos de historias tristes, como la de Teodora, que falleció sin cumplir su sueño de encontrar a la hija que le arrebataron al nacer en 1966. A punto de cumplir seis años, S.O.S. Bebés Robados-Madrid es en esta ocasión nuestra firma invitada. Publicamos  en Tribuna Abierta su artículo, en el que se repasa la trayectoria de la entidad y los retos para el futuro.

……………………………………………………………………………………………………………………………………………………

Artículo de la Asociación S.O.S. Bebés Robados-Madrid

 

La Asociación S.O.S. Bebés Robados-Madrid nació el 3 de junio de 2011 debido a la proliferación de casos sospechosos de falsas muertes de recién nacidos en hospitales y clínicas de España, así como de adopciones irregulares.

 

IMG_6586

Nuestra asociación nació debido a la imposibilidad de absorber a todos los afectados por parte de otras entidades anteriores, como  Anadir  o la “Plataforma de afectados por la desaparición de recién nacidos en hospitales de toda España”, que formó la afectada y amiga Mar Soriano; y por discrepancias internas de las delegadas territoriales de Anadir con la presidencia de la misma.

El abogado de Madrid Guillermo Peña Salsamendi contactó –en un principio como afectado por el caso de la supuesta desaparición al nacer de la hermana de su entonces esposa– con algunas personas afectadas y al tomar conciencia de la relevancia que podía suponer el problema, decidió, junto con algunas de las entonces delegadas territoriales de Anadir, crear una asociación de ámbito autonómico, que se creó simultáneamente junto con otras: S.O.S. Bebés Robados-Euskadi, S.O.S. Bebés Robados-Castilla y León, S.O.S Bebés Robados-Catalunya, Bebés Robados-Huelva

IMG_6579
Manifestación de S.O.S. Bebés Robados-Madrid

Debido a la paralización absoluta y al archivo masivo de todos los casos que entraron a través de la denuncia colectiva que se realizó a través de la Fiscalía General del Estado el 27 de enero de 2011, mediante el letrado y amigo Enrique Vila Torres y Anadir, se decidió desde S.O.S. MADRID el cambio de estrategia, individualizando los casos y cursando denuncias a través del Juzgado, dado que ninguna denuncia colectiva ha prosperado ni tiene visos de prosperar jamás, debido a la imposibilidad casi absoluta de demostrar la existencia de una trama general y jerarquizada, como exige la Ley.

Paso a paso se consiguió la imputación de una de las principales cabezas visibles, Sor María Florencia Gómez Valbuena (“Sor María”), religiosa de la Caridad que trabajó como asistente social en la Maternidad de Santa Cristina, Madrid, desde 1973 hasta 1983, habiendo fallecido dicha religiosa justo cuando se iba a dictar el Auto de apertura de juicio oral por el caso de la afectada de nuestra Asociación María Luisa Torres Romero, sucedido en dicha Maternidad en 1982.

IMG_6581
Mari Cruz, Adelina y Alicia, en una manifestación

Los contactos con partidos políticos de todo el arco parlamentario tampoco han dado demasiado resultado. Nos han recibido de todos los partidos políticos con muy buena voluntad pero sin ningún fruto. Desde el primer encuentro con el Ministro de Justicia del PSOE, Sr. Caamaño, a través de su portavoz, D. Ángel Núñez, en el verano de 2011, en el que acudimos desde todas las asociaciones S.O.S. de España, en el que se nos sugería que nos fuéramos a la vía civil y que el Ministerio no tenía competencias para entrar en ese asunto; hasta los posteriores encuentros con el Ministro de Justicia del PP, Sr. Ruiz Gallardón, en el que se creó una Oficina de Atención a las Víctimas de Posibles Sustracciones de Menores, (la famosa “Oficina de la Calle de la Bolsa”), que, aunque ayuda a los afectados a buscar su documentación, se ha revelado totalmente ineficaz para encontrar aquellos documentos que los afectados no pueden hallar por sí mismos, o con autoridad suficiente para compeler a otros organismos a facilitar la que tienen.

IMG_6582 (1)
Fotografía facilitada por la Asociación S.O.S. Bebés Robados-Madrid de una sus socias, fallecida sin poder cumplir su sueño de encontrar a la hija arrebatada, al nacer, en 1966

Además, se han llevado a cabo Proposiciones No de Ley en parlamentos autonómicos, con mayor o menor éxito; preguntas e interpelaciones parlamentarias a nivel nacional, y encuentros con los responsables de la sanidad madrileña, que han resultado totalmente inútiles para encontrar la documentación que sigue sin aparecer. Por ejemplo la de los hospitales públicos de La Paz o el Doce de Octubre y de otros centros del Ministerio de Justicia, como el Patronato de Protección a la Mujer y sus centros de internado de mujeres, propios y concertados. Todas estas circunstancias han sido ya denunciadas y puestas de manifiesto en los Juzgados y Tribunales por la Asociación S.O.S. Bebés Robados– Madrid, por la sospecha más que fundada que tenemos de que se está procediendo a la ocultación o incluso a la destrucción selectiva de documentación que pudiera resultar comprometedora.

“Tenemos la sospecha más que fundada de que se está procediendo a la ocultación o incluso a la destrucción selectiva de documentación”

Seguimos avanzando, poco a poco, en Madrid y otras comunidades, gracias a la perseverancia y al trabajo diario, en el que no estamos obteniendo ayuda de nadie más que de los propios afectados, que dejando de lado muchas veces el trabajo y la familia, casi a escondidas, trabajamos por averiguar datos que ayuden a esclarecer los hechos. Otras iniciativas de denuncia internacional, que se plantean desde perspectivas más bien políticas, no parece que resulten idóneas para saber la verdad. ¡Falta hace conocer la verdad ya! Pero la inmensa mayoría de los casos siguen siendo archivados sin posibilidad de apertura por falta de pruebas u otros motivos y en muchísimas ocasiones sin haberse realizado la investigación oportuna.

Recientemente, la sociedad ha tenido noticia de que se abrirá el primer juicio por el asunto de los “bebés robados” de la historia, por el caso de otra de afectada, socia de nuestra Asociación y amiga, Inés Madrigal Pérez, habiendo resultado imputado el doctor Eduardo Vela Vela, otra de las cabezas visibles del entramado, gracias a la denuncia interpuesta por el abogado de la asociación.

En la actualidad contamos con aproximadamente 400 socios y seguimos haciendo reuniones periódicas con los afectados según los hospitales o para informar de noticias de interés general e intentar recopilar nuevos datos y sacar conclusiones. Nuestra Junta sigue organizando las respectivas Asambleas Generales de Asociados y se ha renovado recientemente, añadiendo a nuestras filas personas muy implicadas que están aportando nuevas ideas y todo su tiempo y esfuerzo para seguir progresando en nuestro empeño de llegar a la verdad y de ayudar a todos los afectados en todo lo posible para que sus casos salgan adelante.

Hemos renovado también en los últimos meses nuestra página web  (http://sosbebesrobadosmadrid.com/) cuyo dominio fue donado por una de nuestras socias (A. M. Fernández) mediante la consultoría Vemployed S.I.I. y a través de la cual estamos incluyendo cuadros de búsqueda de todos nuestros socios y estamos recibiendo en la página de contacto (http://sosbebesrobadosmadrid.com/busqueda-de- familiares/) muchos nuevos afectados que o bien buscan a su familia biológica o a su hijo/a o hermano/a. Otra de nuestras nuevas iniciativas es la implicación y participación directa de nuestro letrado (en la parte jurídica) y la actual Secretaria de nuestra asociación colaborando con el Observatorio de las Desapariciones Forzadas deMenores (ODFM) en un proyecto de un banco de ADN con un sistema de doble ciego para aquellas analíticas que así lo requieran. Hasta ahora y durante todo este tiempo puede que parezca que no hemos dado grandes pasos, pero nuestra andadura sigue siendo firme y cada vez estamos más cerca en nuestro empeño y objetivo de conocer la verdad.

 

Mónica Ardura Ortega, Secretaria de S.O.S. Bebés Robados-Madrid I.E.

Mayo de 2017

 

 

INCLUSAS,CASAS CUNAS·Tribuna abierta

El camino de regreso

Un regalo es lo que nos hace Irene Meca al compartir sus reflexiones y sentimientos en esta tribuna. Advierto de que son duros, tristes y valientes. Según la documentación que ha podido conseguir, Irene nació el 2 de abril de 1953. No sabe dónde, si fue en alguna maternidad o en el domicilio materno. A los dos meses consta que ingresó en la Inclusa de Madrid, la bautizaron, e inscribieron  en el Registro Civil con un nombre inventado. A los pocos días un matrimonio se la llevó; una pareja que había solicitado una niña nueve meses antes. No sabe si su madre la dejó en la Inclusa mientras ella trabajaba y un día aciago, al ir a ver a su niña, le dijeron que ya no estaba, sin más explicaciones. Sabemos que aquello fue una práctica frecuente en el hospicio madrileño, a cargo de las Hijas de la Caridad.

Esos dos meses dan mucho qué pensar: ¿Dónde estuvo Irene y con quién antes de llegar a la Inclusa? ¿Dónde están los archivos de la Inclusa de Madrid, los famosos libros de registro de la madre superiora? Creemos que están en el Archivo Regional, aunque allí lo niegan.

En cualquier caso, Irene tiene derecho a conocer sus orígenes y las administraciones públicas tienen la obligación de proporcionarle toda la documentación de la que dispongan, incluso buscar debajo de las piedras los papeles que puedan faltar. Y faltan muchos. En cuanto a la Iglesia, está obligada por su propia naturaleza moral a facilitar todos los datos de bautizos de los niños expósitos; me refiero a los bautizos primigenios, no a los que celebró la Inclusa, sino a los que organizaron en muchos casos las familias auténticas de los recién nacidos antes de entregarlos a la caridad de las monjas.  Sabemos que fue así.

Irene Meca, como tantos cientos de afectados, husmea en su memoria histórica, en la memoria de España, que durante muchos años permitió que madres e hijos fueran separados abruptamente y para siempre.  He aquí su artículo.

 

 

…………………………………………………………………………………………………………………………………………………..

Irene Meca

 

Cuando leí las tres preguntas que propone mi amiga Ana María Pascual no sabía si sería capaz de responderlas. Me voy a atrever por muy doloroso que me resulte.

¿QUIÉN SOY ?

Pues no lo sé. Soy la hija de una madre que quizá no conozca nunca porque alguien intervino para separarnos de por vida.

Ni siquiera sé si mi nombre es el que realmente me corresponde, el que un día mi madre decidió ponerme. Ni siquiera sé si la fecha de nacimiento que celebro cada año es el día en el que vine al mundo. No sé nada y es una sensación que nadie más que quienes viven una situación así pueden entender. Un absoluto vacío, una sensación de no pertenecer a ninguna parte, una completa falta de raíces, y eso no es fácil de explicar cuando tú misma no tienes respuestas.

Sé que soy una persona que ha crecido con mucho dolor y que eso me ha hecho fuerte. Sé que soy –o trato de serlo– fundamentalmente buena persona, a pesar de todo y de todos . Sé que hice mi vida lo mejor que pude.  Tuve dos hijas a las que adoro y en las que traté de volcar todo el amor que yo misma debí por derecho recibir de los mimos de mi madre.

Hoy soy lo que yo quiero ser, sin ponerme excusas pero sin perdonar a quienes me lanzaron fuera de mi casa, de mis orígenes, de los míos. Alguien que borró huellas para que nunca pudiera encontrar el camino de regreso.

4013924
Irene Meca fotografiada por Eva Peñuela para Interviú

 

¿QUIÉN ERES  ?

Tampoco lo sé y difícilmente podré saberlo alguna vez, para mi desgracia .

Mi madre debe ser una mujer dulce, que da unos abrazos interminables, un remanso de paz, donde debí pasar mi infancia, mi adolescencia, mi madurez, disfrutarla con ella y pasar esos tiempos complicados en los que la necesité mucho.

“Debe ser una mujer fuerte porque tuvo que soportar que le arrancaran un hijo de los brazos y eso es lo más doloroso del mundo”

 

Debe ser una mujer sin maldad, porque no heredé maldad en mis genes.

Debe ser una mujer con una mirada triste  porque las ausencias dejan un poso inconfundible en los ojos.

Lo único que me dejaron de mi madre es un sueño. Puedo soñar con todo lo que hubiese podido tener a su lado. Por ejemplo, la seguridad de sentirme en mi “manada”; me hubiera gustado saber de dónde partí y haber podido elegir mi camino con paso firme y fortaleza; cualidades que seguramente se adquieren cuando te crías en un entorno que te protege, te quiere y que no te obliga a pedir perdón por nada, ni te exige dar las gracias tan continuamente como yo lo hago .

Me he dado cuenta que doy las gracias demasiadas veces, a todos y por cualquier cosa. Y eso está bien cuando es por educación, pero no lo es tanto cuando el hábito se debe a que me lo han grabado desde niña con persistencia: debía dar gracias por existir, por todo lo que han “hecho por ti” , por la “gran suerte” de que alguien te recogiera cuando nadie te quiso al nacer.

4013925
Irene Meca, de niña

Duele  mucho.  Lo peor es que imagino que si un día encontrase ese camino de regreso y llegara a ella, a mi madre, no tendríamos nada que ver. Seguramente el abrazo que deseo no tendrá el calor que sueño.

Nos robaron a ambas el alma, la conexión que pervive al cortar el cordón umbilical. Nos perdimos esas noches cuando la madre arropa a su hija y le cuenta un cuento; o cuando la regaña por sus travesuras; imagino sus besos apretándome los carrillos mientras protesto, sus noches en vela por mi fiebre, mis noches en vela cuando se hiciera viejecita.

Hoy voy a la residencia de ancianos donde se encuentra mi adoptiva. Coincido a veces con una madre y su hija que va a visitarla. Ellas se pasan el tiempo agarradas de la mano, acariciándose, mimándose; y yo no puedo mirar sin que se me salten las lágrimas porque tengo envidia.

Tengo mucha envidia al verlas así, sin hablarse, solo el revoloteo nervioso de sus manos entrelazadas y  el amor en los ojos de las dos. Me marcho de allí cuanto antes sin poder siquiera darle un beso a mi adoptiva porque su piel me repele. Se lo ganó a pulso y juro que no soy rencorosa pero es superior a mí. Me lo tendré que hacer ver como tantas otras cosas.

¿DÓNDE ESTÁS ?

¡En mi corazón, siempre!

 

Irene Meca

Abril de 2017

Tribuna abierta

Una lucha por los derechos humanos

La plataforma Camino de la Justicia cumple un año. Por eso, su coordinador, Pedro Caraballo, es la firma invitada en esta ocasión. También es el presidente de la asociación Nuevo Ágora, que es un observatorio de los derechos humanos. Precisamente bajo este enfoque, nació Camino de la Justicia, que representa a una parte del colectivo de afectados por el robo de bebés y las adopciones ilegales, pero, a la vez, pretende que sus logros alcancen a todas las víctimas de este drama. La actuación de esta plataforma es fundamentalmente en el plano político e institucional: quiere lograr leyes, reformas y compromisos que garanticen que la búsqueda de los afectados sea efectiva.

……………………………………………………………………………………………………………………………………………………

Pedro Caraballo

Cuando empecé a aporrear la primera vez el teclado de mi ordenador, nunca llegué a plantearme qué vendría detrás de ello. Hoy hemos llegado a cumplir 365 días desde que Clara Alfonsa Reinoso me envió su primer mensaje para que les ayudase a hacer un manifiesto para no sé qué concentración que se iba hacer en la Plaza de Castilla de Madrid.

Por aquel entonces, Nuevo Ágora, que es un Observatorio para la defensa de los Derechos Humanos, estaba en la posición de despegue y yo tampoco sabía que a nivel personal este año sería extremadamente complicado. Enseguida desde la ONG, vimos cuál podía ser nuestro apoyo a la causa e iniciamos un camino conjunto que hoy mantenemos en una total armonía.

Lo que había detrás de ese manifiesto era demasiado grande como para negarles mi ayuda. Icíar del Salto tuvo mucho de cómplice en la cuestión. Ella y Clara hicieron que mis manos se pusieran en marcha, mi cabeza, a pensar e iniciamos un camino que hoy ha llegado a terminar de llenar mi corazón de sensibilidad y me ha hecho volcarme con la causa de los “Bebés Robados y la Adopciones Ilegales”.

IMG-20170401-WA0001
Pedro Caraballo, coordinador de la Plataforma Camino de la Justicia

Desde entonces, las luces y las sombras han estado presentes en el desarrollo de este periodo. Un largo trabajo junto a las que hoy ya no pueden dejar de ser mis compañeras y compañeros, víctimas de la causa y luchadores por la defensa de los Derechos Humanos. Hemos llegado a crear una buena amistad y un gran cariño. Aparecieron en escena Paloma, Margarita, Mari Carmen, Irene, Paco, José, Carmen, Consuelo … y fuimos juntos abriendo puertas, hablando con muchas personas, autoridades, políticos e instituciones… buscando ser oídos y que las conversaciones no quedasen solamente en palabras. Un camino difícil, complicado, pero a la vez apasionante e ilusionante, la satisfacción por ver cómo llegamos entre todos a hacer que la lucha se lleve con mucha más fuerza y cohesión.

FB_IMG_1482403713609
Integrantes del colectivo Camino de la Justicia

Ríos de tinta, gran número de documentos, gestiones, muchas horas perdidas de dormir y de restar tiempo a nuestras familias y todo, por una causa que nos parece justa y que es necesario resolver.

Luego vinieron los desplantes, los intentos de manejos, las críticas y las desconfianzas, pero lo cierto es que un grupo de víctimas quiso tomar partido directamente por su situación y cogieron las riendas de la defensa de sus derechos, sin perjudicar a nadie, sin despreciar a nadie, respetando a todo el mundo y a todas las situaciones y el trabajo de los demás. Nosotros reconocemos el esfuerzo de años, pero tenemos ganas de explorar otras estrategias, sin dividir pero con autonomía propia, por qué se da la paradoja que lo que no perjudica suma y ese es el objetivo de “Camino de la Justicia”. A pesar de todo, esas adversidades nos han hecho crecer y hacernos más fuertes.

“Vinieron los desplantes, los intentos de manejos, las críticas y las desconfianzas, pero lo cierto es que un grupo de víctimas quiso tomar partido directamente por su situación y cogieron las riendas de la defensa de sus derechos”

 

Nos hemos sorprendido porque de quienes esperábamos mayor atención y apoyo no los tuvimos, y de quien no creíamos que nos escucharían sí que hemos obtenido su atención. También existen personas que sin saber nada de nosotros, se volcaron desde el primer día; en este sentido, Joan Comorera, senador de En Comú Podem, excelente persona, se lleva la palma; ya está en esa categoría de personas que merece la pena tener como amigo y conocer.

En nuestro camino hemos tomado en consideración desde la Casa Real, pasando por la Fiscalía General del Estado, el Congreso y el Senado, algunas comunidades autónomas y ayuntamientos, diputados de la Unión Europea e incluso el Vaticano. En estos momentos seguimos insistiendo en esa línea que iniciamos y, dado que las más altas instancias están muy ocupadas para saber sobre los Derechos Fundamentales de los ciudadanos, en los últimos días a nuestros monarcas les hemos hecho llegar una copia del libro escrito por las víctimas “Camino de la Justicia” , en el que contamos para su edición con la colaboración desinteresada de Consuelo García del Cid Guerra.

También hemos procedido a informar al presidente del gobierno, señor Mariano Rajoy Brey, y a los diferentes grupos políticos, así como a distintas organizaciones.

Con este relato, quiero homenajear a todas las víctimas de la causa y en especial a mis compañeras, con las que comparto lágrimas, pero también alguna que otra taza de chocolate bien caliente que normalmente siempre va aderezada con algún suculento manjar y que es locura para mi amigo Paco, quien, incondicional, siempre acompaña a su mujer y participa de nuestros éxitos y sinsabores.

Así es como se escribe la historia y así se lo hemos contado; nosotros sólo somos la punta de un bolígrafo que con toda nitidez desarrolla una firma clara y contundente y que en esta ocasión como no podía ser de otra manera, quiero y estoy seguro que todos lo compartimos, que sea;

“SOLIDARIDAD PARA BEBÉS ROBADOS Y ADOPCIONES ILEGALES”.

 

Un fuerte abrazo, querido lector, y gracias por su tiempo e interés.

 

Pedro Caraballo Garrido.

Coordinador de “CAMINO DE LA JUSTICIA”

Presidente de “Nuevo Ágora”

NOTICIAS

Así están las cosas en Madrid

El pasado viernes, 31 de marzo se celebró en la sede de Juventudes Socialistas de Centro, en el barrio madrileño de Chueca, un acto convocado por las cuatro asociaciones de niños robados y adopciones ilegales existentes en Madrid. La escasa asistencia de público, al margen de los propios afectados, puede dar una idea del insuficiente calado social del drama de las sustracciones de recién nacidos que se produjeron en España durante la Dictadura y bien entrada la Democracia.  Ahora bien, si alguna cadena de televisión emite un telefilme basado en sor María o, en general, en la trama de niños robados, las audiencias se disparan ¿Por qué ocurre esto? Creo que en España aún no se ha desarrollado una amplia y definida empatía social. “Si no me afecta a mí, no me siento implicado”. Pero, además, si ni siquiera el propio Ayuntamiento de Madrid, con Manuela Carmena a la cabeza, es capaz de adherirse a la causa, ¿cómo van a sentirse involucrados, aunque no sean afectados en primera persona, el resto de los madrileños?

Sobre el rechazo de Manuela Carmena y su equipo a reunirse con dos de las asociaciones de niños robados se habló en el acto del viernes pasado, ante el estupor general del público. En serio, ¿cómo es posible que Ahora Madrid no quiera unirse a la causa de las desapariciones de bebés y de las adopciones ilegales? Por muchas vueltas que le doy no encuentro una respuesta mínimamente coherente. La respuesta oficial es que el ayuntamiento no tiene competencia para ayudar a los afectados. ¿Cómo que no? Hay archivos que dependen directamente del consistorio; además una declaración institucional del Ayuntamiento de Madrid, como pretende la plataforma Camino de la Justicia, sería vital para la lucha del colectivo, les daría unas alas para concienciar a la población de las que ahora carecen.

¿Es que la alcaldesa de Madrid, en su larga y brillante trayectoria como jueza, no ha conocido casos de madres que han denunciado el robo de su hijo, o de mujeres tuteladas por el siniestro Patronato de Protección a la Mujer a las que se les murieron sus pequeños recién nacidos de repente en los centros provinciales de esa institución? Me cuesta creer que no. Y me consta que alguna exjueza ha participado, por anteriores cargos, en el tutelaje incorrecto de menores a las que arrebataron sus hijos. Ya os lo contaré en otra ocasión.

¿Cuántos jueces y políticos aún en activo habrán conocido hace décadas este horror y callan? ¿Es que acaso algunos creen que aquellas mujeres se lo merecían? Ya sé que hago demasiadas preguntas y que vosotr@s queréis respuestas. Todo a su tiempo.

Por supuesto que la perspectiva de género está presente en el drama de los niños robados. Lo explicó Soledad Luque, presidenta de la asociación Todos los niños robados también son mis niños, que recordó que el doctor Antonio Vallejo-Nágera hizo atroces experimentos con las presas republicanas para hallar lo que él llamó el gen rojo, un componente que convertía en una raza inferior a los republicanos: había que quitarles los hijos a las rojas para convertirlos en personas como Dios manda. Esto sucedió así, es innegable.

IMG_6441
Soledad Luque, presidenta de la asociación Todos los niños robados son también mis niños

El acto fue un repaso por el devenir de las asociaciones madrileñas. Quizá algo tedioso en algunos momentos; faltaron más propuestas para el futuro inmediato. Algunas de las más interesantes partieron de Pedro Caraballo, presidente de la  asociación Nuevo Ágora y portavoz de la plataforma Camino de la Justicia, que aglutina a afectados por el robo de bebés y de las adopciones ilegales; comenzó su intervención dejando claro lo que pretende su colectivo:  “Nuestro objetivo es que se apruebe un Proyecto de Ley a nivel nacional para que las víctimas tengan respuestas, puedan conocer sus orígenes y la justicia pueda, sin obstáculos, investigar en los registros de las maternidades, inclusas y otras instituciones y hallen allí el destino de los niños robados”, expresó Caraballo, que hizo un llamamiento al resto de asociaciones para luchar en el plano político nacional: “Nuestra propuesta es crear ya una mesa nacional para la defensa de esta causa. Luchemos juntos a nivel nacional”. “Es que estos delitos sucedieron en instituciones públicas -recalcó Soledad Luque-. Es el Estado el responsable y el que tiene que reparar esta injusticia”.

Muy pronto podréis leer en este blog, en Tribuna Pública, un artículo de Pedro Caraballo sobre lo que ha hecho su plataforma en su primer año de existencia y lo que pretende exigir a nivel político en beneficio de los afectados por este drama.

Los representantes de las asociaciones madrileñas coincidieron en la importancia de que las víctimas sigan movilizándose.  Varias afectadas, integradas en la plataforma Camino de la Justicia, nos emocionaron con sus llamamientos a la unidad de los afectados, a la Iglesia Católica para que abra sus archivos, a los registros civiles, para que colaboren con los damnificados, y a la Fiscalía General del Estado, para que haga cumplir la norma que dictó su máximo jefe en 2012, respecto a la imprescriptibilidad de los delitos por el robo de bebés. Emocionó en particular Mari Carmen Rodríguez, que busca a su hermano, dado por muerto al nacer en la Maternidad Provincial de Madrid, conocida, como Maternidad de O´Donnell, en 1957. La mujer se quebró en medio de su intervención. Son muchos años de búsqueda, de sufrimiento de su familia.

IMG_6433
Mari Carmen Rodríguez. Detrás, Pedro Caraballo, portavoz de la plataforma Camino de la Justicia, y Paloma Pérez Calleja, otra afectada
IMG_6430
Irene Meca, integrante de Camino de la Justicia

Hubo también un homenaje a una compañera, víctima del robo de bebés, que acaba de fallecer, la valenciana Víctoria Utiel. No faltaron los aplausos agradecidos para la diputada socialista en la Asamblea de Madrid Carla Antonelli, impulsora de la Proposición No de Ley para crear en la Comunidad de Madrid una comisión que busque en los archivos públicos los documentos referentes a cada caso. Ya advirtió Antonelli de que el triunfo aún no era total: “La Mesa de la Asamblea de Madrid tiene que autorizar la creación de la comisión. No creo que haya problema. Seguramente será antes del verano”. También aseguró la política que “hay demasiadas personas a las que no les interesa remover esta trama”.

La diputada socialista Carla Antonelli
La diputada socialista Carla Antonelli

Por su parte, Mari Cruz Rodrigo, presidenta de la asociación SOS Bebés Robados Madrid, apeló a su propia experiencia para describir el hartazgo que sienten las víctimas: “Llevo 36 años buscando a mi hijo. He tenido más hijos, pero me sigue faltando algo”. Ángel Casero, presidente de Adelante Bebés Robados, presentó un spot que ha hecho su entidad, junto con la de Soledad Luque, para concienciar a la sociedad del drama, y afirmó que “hay desconfianza en los laboratorios que hacen las pruebas de ADN a los afectados. No aparecen los niños robados”. Este tema lo trataremos en profundidad en este blog.

IMG_6441
Mari Cruz Rodrigo, presidenta de SOS Bebés Robados Madrid, y Ángel Casero, presidente de Adelante Bebés Robados

“Nunca habrá una estadística real de los niños robados que hubo en el Franquismo. El Estado no lo va a reconocer”, cerró el acto Soledad Luque con esta frase. Su asociación, de carácter memorialista, está integrada en la plataforma que apoya la querella contra los crímenes del Franquismo que se investiga en Argentina.  Una hermana de Luque, presente en el acto, reprochó al PSOE -cuyos integrantes durante el Franquismo fueron duramente represaliados- que no abanderara hoy la lucha contra el robo de niños, después de agradecer a los jóvenes socialistas, anfitriones del evento, su disposición para entender la causa de los niños robados.

IMG_6436
Clara Alfonsa Reinoso: su caso se archivó por prescripción después de que apareciera su hija. La justicia no consideró delito que le robaran a su bebé cuando estaba tutelada por la Generalitat de Cataluña.

Una de las intervenciones que más conmovió fue la de la catalana Clara Alfonsa Reinoso. Los tribunales cerraron su caso, que se juzgó con un buen número de imputados. La justicia no considera delito que le robaran a su criatura después de dar a luz, estando tutelada por la Generalitat de Cataluña, cuando tenía 14 años. Encontró a su hija -ella creía que era un niño y que murió en el parto- en 2013. Todas las pruebas a su favor y sin embargo la justicia se empecina en no reconocer que le robaron una hija. Indignante. “Si en el caso de Clara no lo han reconocido, qué podemos esperar el resto”, me dice con tristeza mi amiga Irene Meca, que busca sus orígenes en la Inclusa de Madrid. Pero el ejemplo de ella misma y el de tantos afectados, luchando continuamente para que el Estado les dé la respuesta que merecen, me dejan, al menos una sonrisa esperanzadora al terminar este artículo.

Tribuna abierta

“La justicia no está amparándonos”

Inauguramos este blog y esta tribuna abierta con la participación de Luis Vega, expresidente de la asociación SOS Bebés Robados Madrid y conocido por la mayoría de vosotros. Luis busca a su hijo, nacido en la clínica privada Nuestra Señora del Rosario de Madrid, el 20 de noviembre de 1977, gestionada por las Hijas de la Caridad de Santa Ana. El bebé no figura enterrado ni existe legajo de aborto en el Registro Civil y la clínica aduce que no sabe dónde están las historias clínicas de aquella época, es decir, de hace 40 años. ¿Cómo puede investigarse en estas circunstancias, sin que se haya registrado la clínica, sin que se obligue judicialmente a que se entregue esa documentación? ¿Alguien se cree que un hospital no va a conservar, como la ley le exige, los historiales clínicos? El caso está archivado provisionalmente.

…………………………………………………………………………………………………………………………………………………………….

Luis Vega

Son miles los casos de ‘Bebés Robados’. Con denuncia interpuesta, cerca de tres mil. Pero me consta que sin denunciar, hay muchos más. Nuestra triste historia sale a luz en 1982 en las páginas de Interviú y toma auge a partir de 2011, fecha en que fluyen las denuncias.

En este momento procesal, transcurridos seis años, no se puede decir que se haya prosperado. Es más, cabría decir que la situación no ha evolucionado al ritmo del tiempo. Nos hacemos mayores y esto está como el primer día. ¿Será eso lo que quieren?

Pero, lo que quiere…¿quién? En realidad, no tengo respuesta a esa pregunta. Sería fácil decir que el Estado se desentiende. Que el Estado es como un ente lleno de cuerpos pero carentes de alma. Quizás esta expresión se entienda mejor con las siguientes ideas, que deseo compartir.

Captura de pantalla 2017-03-28 a las 16.18.49
Luis Vega fotografiado por Guillermo Navarro para INTERVIU

Recientemente, ha sido noticia en todos los medios, la aparición de una mujer en México, que al parecer es un ‘Bebé Robado’ en España. Si todos esos medios hubieran empezado a contar en 2011, cada día, un caso de los denunciados, aun necesitarían dos años para referirse a todos. Pero superada una primera etapa en la que el asunto era un buen motivo de magazines, mini series, programas en prime time, presentaciones de libros, etc., el suflé se desinfló. Hoy no es contenido de interés y ya hemos perdido presencia. Las páginas de Interviú, básicamente, son la excepción que confirma la regla. Recientemente, en mi calidad de expresidente de SOS Bebés Robados Madrid, he enviado a los periódicos más relevantes una ‘Carta Abierta a la Justicia’ que aún no ha sido publicada. Y ya no tengo esperanza de que vea la luz. Cuando en unos días se cumpla el mes, me pondré en contacto con esos medios para ver cuál es la razón para que no se publique. Ya os contaré.

“Si los medios hubieran empezado a contar en 2011 todos los días un nuevo caso de niños robados, aun necesitarían dos años más para referirse a todos” 

En situaciones como ésta que nos toca sufrir, es fácil caer en el derrotismo por la vía de la frustración y resultar injustos. Yo no quisiera caer en esa ‘naturalidad’ de la vida porque hay personas que han dedicado interés y esfuerzo en ayudarnos y merecen un reconocimiento. En la figura de Carla Antonelli (diputada socialista en la Asamblea de Madrid) quiero agradecer el interés de determinados políticos para favorecer y facilitar nuestra lucha.

Pero hecho este paréntesis, he de decir que la esperanza que suponía judicializar nuestros casos, ha resultado un absoluto fiasco. Yo, que procedo de la empresa privada, he sido valorado en función de mis resultados. Y eso es lo que debe primar: los resultados. Esto me lleva a hacer la pregunta: ¿Cuántos casos se han resuelto?

Me ha resultado llamativo que, ya en el año 2011, se dijera que el asunto de los ‘Bebés Robados’ no era una trama a nivel nacional. ¿Alguien se encargó de hacer las investigaciones oportunas? ¿Ese alguien consideró que el Dr. Vela, por citar a un médico, no tenía ayuda en provincias? ¿Esos bebés que, al parecer, volaban de Sevilla a las Canarias, se tuvieron en cuenta? Al famoso taxista de los reportajes de TV, que hacía la ruta Madrid-Valencia, ¿se le llegó a preguntar seriamente? Preguntas se sugieren muchas. Por ello, creo que no ha habido interés en que el asunto lo tratase la Audiencia Nacional. Ello habría favorecido la investigación de manera global, centralizada y bajo el criterio de un único juez.

Y si me refiero a criterios, solo hay que fijarse en la variedad que existe entre todos los juzgados. Creo que los archivos y sobreseimientos se dictan con demasiada facilidad e incluso rapidez. Y aquí, vuelvo a tomar como referente el aspecto de resultados: son muy pocos los juzgados que siguen practicando diligencias a requerimiento del denunciante. Y con agilidad.

“Son muy pocos los juzgados que siguen practicando diligencias a requerimiento del denunciante”

Y esto me lleva a la participación de los fiscales. La casuística puede ser amplia pero me temo que el mayor problema radica en la falta de iniciativa. En todos los casos la carga de la prueba ha debido ser soportada por el denunciante, con no pocas dificultades. La simple expresión de la sospecha no ha servido. Y en ocasiones, tampoco la presentación de pruebas indiciarias. No me resisto a referirme a mi caso cuando, una vez aceptado por el juez, el fiscal cuestionó que mi mujer hubiese estado siquiera ingresada. Qué fácil habría sido llamarla para ampliar testimonio. ¿Qué habría pasado si no presentamos justificante de la habitación en que estuvo? Quiero decir con ello que, no solo no proponen diligencias, sino que en ocasiones favorecen el archivo. Naturalmente, hay unos cuantos fiscales cuya actuación, son la excepción que confirma cuanto digo.

Hubo un intento serio y muy loable cuando la Fiscalía General del Estado dictó que se debían unificar criterios y que el asunto de los ‘Bebés Robados’ no prescribía. La Memoria de la Fiscalía del 2012 recoge varias páginas relatando decisiones tomadas para el tema concreto de los ‘Bebés Robados’. Sin embargo ya en la Memoria del 2013 no hay ninguna mención.

En la memoria de 2013 de la Fiscalía ya no aparecía ninguna mención a los casos de bebés robados

Todo cuanto digo sobre los jueces y los fiscales, es lo que denomino ‘La Justicia’. Esa que pido y exijo de manera reiterada ante un crimen deleznable. Primero porque lo consagra la Constitución: Todos los españoles tenemos derecho a la Tutela Judicial Efectiva. Y segundo, porque desde el más humilde hasta el mejor asalariado, pagamos unos enormes impuestos, parte de los cuales, es para sufragar esa Tutela que no recibimos. Y si la Justicia falla, se viene abajo un principio básico e importantísimo del Estado de Derecho. Y hoy por hoy, en el caso de los ‘Bebés Robados’, no veo elementos que indiquen que la Justicia esté funcionando.

Hay más materia. No queda ahí la cosa. Sanidad, por ejemplo. Pero no quiero cansar, otro día, si hay oportunidad, sigo contando.

Luis Vega Luna

28/3/17

Tribuna abierta

Preguntas odiosas; respondedlas.

Llevamos muchos años juntos. Desde 2011. Yo, como periodista, y vosotr@s, como afectados, buscadores de vuestro bebé o de vuestros padres biológicos. ¿Cuántos casos se han resuelto en este tiempo? Apenas una treintena, que conozcamos. Y únicamente, en algunos de los casos de madres solteras a las que arrebataron sus hijos con coacciones o a las que les aseguraron que sus bebés habían muerto ¿Y el resto? Esas madres y padres a los que un médico les certificó que sus hijos habían fallecido al nacer o al poco de hacerlo. Les dijeron que eran niños deformes, con malformaciones que les convertían en monstruos, angelitos a los que Dios se los había llevado por su bien; madres a las que decían, para consolarlas supuestamente, que ya tenían más hijos o que podían tenerlos en el futuro. Muchos de esos niños no aparecen como enterrados; algunos ni siquiera como nacidos ni muertos. ¿A qué se deben esas irregularidades? ¿Por qué algunas clínicas privadas se niegan a entregar a los jueces sus archivos? ¿Por qué dicen que ha desaparecido todo rastro de los partos de las décadas de los sesenta y setenta? ¿Qué hace el Estado para ayudar a los afectados? Nada, ya lo sabéis.

¿y vosotros, adoptados irregularmente? ¿Qué información os dan en vuestros respectivos archivos regionales?  ¿Realmente os creéis que vuestras madres biológicas dieron a luz en el más absoluto anonimato; que no hay rastro de esos partos cuando se realizaron en maternidades? Cuesta creerlo; ninguna administración da una explicación sólida al respecto.

En estos años, ¿cuántos de vosotros, adoptados,  habéis conseguido por medio de la llamada Jurisdicción Voluntaria, los nombres de vuestras madres? ¿Dónde están los archivos de las inclusas? Si todo se hizo bajo la más absoluta legalidad, ¿por qué se niega la Iglesia española a facilitar sus archivos? Hablo con conocimiento de causa. No entregan lo que tienen, no quieren (así parece) facilitar las búsquedas en sus archivos de nacimientos, bautizos, defunciones…

Son muchos años los que llevamos buscando, investigando. Ya nos hemos hecho amigos muchos de nosotros. Otros os habéis separado en diversas asociaciones. Qué absoluta dignidad la de todos vosotros que seguís revolviendo en los pocos archivos públicos; qué ejemplo dais los que seguís confiando en la buena de fe de funcionarios y de sus jefes. Yo sigo husmeando en todo lo que se ponga a mi alcance y denunciando públicamente cuando  no me dejan ver nada, ningún papel, aduciendo, según su interpretación, que hay leyes que lo impiden. ¿Protección de datos? ¿Qué datos? ¿A quién quieren proteger?

Más preguntas, perdonad. ¿Creéis a día de hoy que la Administración está haciendo todo lo que debería hacer para ayudaros? ¿Creéis que los laboratorios genéticos que mantienen un convenio con las asociaciones de afectados, para rebajaros el precio de las pruebas de ADN, están actuando de una manera absolutamente limpia, cuando tienen que informar al Estado de las pruebas que realizan? ¿Creéis que las administraciones públicas están facilitando toda la información de la que disponen? Son preguntas que todos nos hacemos. ¿Nos callamos, paramos, desistimos, o nos ponemos en pie de guerra, exigiendo nuestros derechos como ciudadanos y, sobre todo, exigimos la modificación de la Ley de Protección de Datos, barrera, en la mayoría de los casos, en la que se basan para denegar los datos clínicos y de adopción ?

El tiempo juega en nuestra contra. Lo sabemos. Pongamos en común todo lo que vamos averiguando, pasito a pasito. Son muchos años ya sin noticia de los niños robados. Aquí me tenéis. Aquí tenéis este espacio para proponed ideas, exigir medidas, compartir vuestros conocimientos… Demos un empujón a las búsquedas.